viernes, 13 de mayo de 2011

Babesiosis Canina

Las enfermedades transmitidas por garrapatas se cuentan entre las enfermedades humanas y animales más graves de todo el mundo. No sólo perros, gatos y seres humanos son susceptibles de verse afectados por un espectro similar de enfermedades transmitidas por garrapatas, sino que también se ha constatado que las garrapatas que se alimentan de varios anfitriones pueden ser portadoras y tansmisoras de múltiples enfermedades.
El control de las garrapatas y de las enfermedades que transmiten suele ser de difícil debido al comportamiento biológico de estos ácaros y sus numerosos mecanismos de supervivencia.

La Babesiosis Canina

La babesiosis canina es una enfermedad de distribución muncial y provocada por parásitos hemoprotozoarios del género Babesia. Los organismos Babesia provocan primariamente destrucción eritrocitaria, y la enfermedad puede considerarse desde leve a muy grave. Aunque la anemia hemolítica es uno de los principales signos de la babesiosis, pueden desarrollarse numerosas variaciones y complicaciones que afecten a varios órganos.

La babesiosis es provocada por un protozoo intraeritrocitario que pertenece al phylum Apicomplexa, al orden Piroplasmida y a la familia Babesiidae. Es transmitido por garrapatas y afecta a animales domésticos y salvajes, además de a humanos. Su distribución geográfica es amplia y actualmente se considera una zoonosis emergente.

Transmisión

La principal vía de transmisión de Babesia son las garrapatas. Cada especie de Babesia se transmite por un vector diferente.
Los animales se infectan cuando la garrapata se alimenta de sangre, e inyecta, mediante la saliva, los esporozoítos. Una vez en el hospedador, el parásito se adhiere a la membrana del eritrocito e invale el citoplasma celular.
Las peleas de perros se consideran una vía de transmisión de la babesiosis. No se ha descrito presencia de ADN de Babesia en la saliva y se cree que es necesario el contacto estrecho entre heridas (cabeza y cuello) para que se produzca la transmisión.
Otra vía de transmisión son las transfusiones sanguíneas.
Como factores de riesgo se deben considerar la predisposición racial en Greyhound, American Staffordshire y Pit Bull, las perreras (donde hay una elevada presencia de garrapatas) y las peleas de perros.

Signos clínicos

Los síntomas provocados por la babesiosis son muy variables y dependen de la virulencia de la Babesia, la competencia inmunitaria del hospedador y la existencia de coinfecciones.
La babesiosis canina puede clasificarse en complicada o no complicada. La no complicada típicamente provoca signos clínicos sedundarios a la anemia hemolítica, como fiebre, anorexia, depresión, palidez, esplenomegalia. Según la gravedad de la anemia, esta forma no complicada puede clasificarse en leve, moderada o severa. Una babesiosis no complicada leve puede evolucionar hacia severa, con riesgo de muerte, debido a la anemia.
Lo signos clínicos de la babesiosis canina complicada no sólo se deben a la anemia homolítica. Existen otras implicaciones, como fallo renal agudo, alteraciones del sistema nervioso central, coagulopatías, distrés respiratorio agudo, hipotensión, pacreatitis y alteraciones electrolíticas.
Después de la infección, se genera una respuesta inmunitaria del hospedador. El sistema inmunitario no es capaz de eliminar la infección, y los animales que recuperan normalmente son portadores crónicos del parásito. Es posible que los perros sean portadores asintomáticos durante largos periodos de tiempo.

Prevención

Como ante cualquier enfermedad transmitida por garrapatas, controlar la exposición al vector es la mejor manera de prevenir la babesiosis. En regiones endémicas es importante realizar baños con productos acaricidas tópicos, junto con preparaciones en spray.
Los propietarios deben revisar a los perros diariamente para controlar la presencia de garrapatas. Si se detectan, deben retirarse inmediatamente. Este proceso puede prevenir enfermedades, ya que es necesarios que la garrapata pase 2 ó 3 días adherida al paciente para transmitir la infección.
Se deben evitar las peleas y las estancias en perreras o colectividades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada